Background Menú
Blog Tamar Cohem


Blog Tamar Cohem

Mundial en el dentista

Tamar Cohen 04-07-2018

El miércoles pasado tuve cita en el dentista. En la tarde, obvio, porque por la mañana mi vida se encuentra paralizada casi desde que comenzó el mundial. Me crió un papá futbolero, así que no es sorpresa que me guste este deporte. Lo que nunca imaginé es que podría usar el gol que le metió Korea a Alemania para reproducirlo en mi cabeza una y otra vez mientras el taladro del dentista hacía de las suyas en mi boca. Antes utilizaba escenas románticas de películas o series. Sin embargo, debo admitir que el gol tuvo un efecto mágico, casi olvido por completo que estaba en una de las peores situaciones del mundo. Estos últimos días el futbol se ha vuelto tan importante que como dijo mi papá, hasta sueña con él. Y no es queja, sé que lo voy a extrañar cuando termine, porque la verdad es que ya me acostumbré a estar de 9 a 11 y de 1 a 3 plantada frente a la tele escuchando a mi hijo B maldecir a cada jugador, a cada portero y a cada árbitro. Puedes pensar que soy una mala madre, que debería mandarlo a su cuarto castigado por decir groserías al por mayor en frente de la autoridad, o sea yo, pero si lo hago, ¿con quién veo los partidos? Porque fan sí soy, pero no puedo negar que el mundial sabe mejor acompañada. En fin, ya solo faltan 11 días para que termine el mundial, así que debo concentrarme bien en los partidos para recabar la mayor cantidad de información posible que pueda ser utilizada en las próximas citas a doctores incómodos. Por lo menos hasta que empiece el nuevo mundial. Si no tendré que regresar a las escenas cursis y románticas, las cuales no están mal pero el mundial es el mundial. ¿O tú qué opinas? ¿Qué piensas cuando el taladro del dentista te tortura?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *