Background Menú
Blog Tamar Cohem


Blog Tamar Cohem

La felicidad sobrevalorada

Tamar Cohen 08-08-2018

Para S

Ayer leí una nota en El País acerca de que en la India, en las escuelas públicas, se implementó una materia para que los alumnos descubran cómo ser felices. A la par de las matemáticas o historia, también estudian una clase llamada felicidad. Cuando leí la noticia no pude dejar de pensar en mi prima S, quien es Doctora en Filosofía. Hace poco fuimos a desayunar y salió el tema de los ortodoxos y de lo feliz que aparentan vivir. Sin embargo, ella me dijo que la felicidad estaba sobrevalorada, y que prefería ser una persona crítica, auténtica y experimentar sentimientos negativos, que vivir en el engaño. Schopenhauer lo decía: “Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de la oscuridad para brillar” Una gran frase. Sin embargo, lo que me movió es el asunto ése de que la felicidad no es el fin último de la vida. Me pareció muy atrevido y me puso a pensar. Para mí la felicidad son instantes que vienen y se van. No creo que tengan que ver con mi bipolaridad, si no con que así es la vida. Por lo que me parece absurdo darle tanta importancia a algo tan efímero. Así que coincido con mi prima S, la felicidad está sobrevalorada. Y volviendo a la nota, dice que el profesor debe entrar al salón con una sonrisa. ¿Y qué tal que ese día se machucó el dedo chiquito del pie, o peor aún, le habló su mamá para avisarle que su abuela, quien padece de Alzheimer, lleva perdida 8 horas? Uff por favor, denle un respiro al maestro. Permítanle no sonreír al menos por una clase. ¿O creen que si no lo hace sus alumnos estarán condenados al fracaso? Para mí que todo este rollo de ser feliz suena demasiado impositivo. ¿O tú qué opinas?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *