Background Menú
Blog Tamar Cohem


Blog Tamar Cohem

London Karaoke

Tamar Cohen 11-07-2018

La semana pasada fui al London Karaoke con mis amigas las literatas. Un edificio en la zona rosa que si lo miras por fuera te dan cero ganas de entrar. Pero es justo la prueba de que las apariencias engañan. O de que no se necesita de mucho para pasar una increíble noche. O de que todo está en la compañía. El caso es que subimos por un elevador claustrofóbico hasta el tercer piso, y después de saludar a los dueños coreanos nos invitaron a pasar a un cuarto con un sillón anaranjado, viejo y sucio y un televisor al frente. La diversión estaba a punto de comenzar. Nos dieron dos carpetas enormes con millones de canciones en inglés y español y nos enseñaron a programarlas en el karaoke. La vergüenza de cantar se disipó en dos segundos. Amanda Miguel con Él me mintió fue de uno de mis hits de la noche, ése junto con El amor de mi vida de Camilo Sesto, una de Pimpinela, otra de José Luis Perales, Palabra de honor de Luismi y La maldita primavera de Yuri. Me estacioné en los ochenta junto con otras de mis amigas. Puras canciones dramáticas, de arráncame las venas o demasiado fresas. Era más que obvio que el karaoke coreano y yo éramos uno mismo. Pero entonces hay algo que no me cuadra ¿Cómo puedo escribir literatura con sentido del humor negro y cantar Amanda Miguel? Quizá soy un fenómeno de la naturaleza, un híbrido de esos que son motivo de investigación. ¿Por qué no? Ya me imagino el título del estudio: Escritora bipolar, epiléptica y con hipotiroidismo que sufre de trastornos de personalidad y es capaz de reírse de la muerte al mismo tiempo que llora por la pérdida de un amor no correspondido. ¿Qué tal? No es porque esté hablando de mí, pero en serio que sueno de lo más cool.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *