Background Menú
Blog Tamar Cohem


Blog Tamar Cohem

¿Qué prefieres?

Tamar Cohen 29-08-2018

A mis papás y hermanas

¿Qué prefieres? Ser sorda o tener un mariachi en el oído cantando todo el tiempo ¿Qué prefieres? Comerte un pastel de chocolate que sabe a caca o comerte un pedazo de caca que sabe a chocolate ¿Qué prefieres? Tener un orgasmo o un bochorno ¿Qué prefieres? Ver siempre la vida color rosa o solo poder comer cosas rosas. El juego puede seguir indefinidamente, solo requiere de una cierta medida de ingenio para hacer las preguntas, y un peculiar sentido del humor para contestarlas. Hace poco lo jugué con mis papás y mis hermanas, llorábamos de la risa, claro que el vino ayudaba, pero tengo que aceptar que sí somos simpáticos, unos más que otros, pero en general sí nos distinguimos por ser una familia con un buen sentido del humor. De hecho no recuerdo si fui yo la que inventó el risómetro, pero una vez dije que mis viajes se medían a través de la cantidad de risas, o sea que un gran viaje era aquel plagado de chistes y carcajadas, y uno malo lo definía la escasez de sonrisas. El risómetro puede aplicarse a cenas, fiestas de cumpleaños, aniversarios y demás. ¿Qué prefieres? Tirarte de un helicóptero o de un rascacielos ¿Qué prefieres? Oler a cebolla o picar cebolla todo el día. Y así tienes diversión garantizada. Quizá la próxima vez que el Barón traiga a uno de sus invitados a cenar a la casa, de esos ejecutivos de alto rango, en lugar de hablar de números podamos jugar a ¿Qué prefieres? Podría comenzar con preguntas fáciles como ¿Qué prefieres? Llamarte Hitler o Stalin, para rematar con la preferida de mi queridísimo tío Lalo: ¿Qué prefieres? Ser rico y feliz o pobre y miserable. Te apuesto a que el invitado se quedaría mudo. El Barón me recriminaría después por mi comportamiento infantil. Y yo le contestaría ¿Qué prefieres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *